fbpx

Las nuevas tecnologías no han dejado de evolucionar e innovar a pasos agigantados, algo que ha supuesto que las empresas tengan que adaptarse a las nuevas tendencias y también renovarse junto a ellas. 

En marketing digital cualquier actualización es símbolo de cambio y uno de los términos más empleados viene con la gamificación. 

Se trata de la utilización de elementos de juego en ámbitos no lúdicos; en este caso, la gamificación aplicada al marketing digital consiste en implementar técnicas u elementos de juego en la estrategia de negocio, con el objetivo de aumentar la interacción del usuario y la fidelización de los clientes. 

Una correcta estrategia de gamificación e implementada de manera inteligente logrará una mayor atracción del usuario a tu página web, lo que conlleva mayor tráfico a tu web y, a mayor interacción, mejor posicionamiento y también mayor engagement. 

Desde EMA, agencia de marketing digital en Madrid, te contamos la mejor forma de implementar la gamificación en tu negocio. ¡No te arrepentirás de los resultados!

implementa la gamificación en tu estrategia de marketing digital

Define el público al que va dirigido

Antes de aplicar cualquier técnica de juego en tu web o lanzar cualquier aplicación que los usuarios puedan descargar para conseguir “premios” o “logros” o “puntos”, debes analizar tu target. Para ello, debes tener claros tus objetivos y, sobre todo, el producto o servicio que quieres ofrecer, ya que cumplirá con las demandas de un público u otro. 

Resulta importantísimo saber hacia dónde dirigir una acción para que se adecúe al receptor que tiene que recibirla; de lo contrario, podrían generarse consecuencias negativas que dañasen la imagen de tu negocio y te impidiesen cumplir tus objetivos planteados. 

En este ámbito, el público se convierte en principal protagonista, ya que el objetivo que la participación e interacción del usuario dentro de la empresa, mediante las técnicas de juego.

Lo cierto es que el propósito de esa participación beneficia a la empresa, teniendo en cuenta que aumentará la confianza por parte del usuario y se establecerá una conexión emotiva que conducirá el comportamiento del usuario hacia la compra de tus productos o contratación de tus servicios. 

Sintetiza el concepto

En muchas ocasiones, las empresas suelen pensar a lo grande y aglutinan multitud de conceptos dentro de un mismo saco, lo que conlleva a cometer errores. Es relevante saber que cada acción se ejecuta con un fin determinado y cada producto o servicio requiere de elementos lúdicos determinados. 

Por lo tanto, ten siempre presente la frase de “menos es más”. No es necesario que implementes un juego de rol, ni tampoco que tengan que intervenir cientos de personajes dentro de tu estrategia de gamificación. 

un concepto sencillo para cada acción

Propón un concepto sencillo, atractivo e interactivo en el que los usuarios compitan para que se genere interacción entre ellos y dales incentivos a través de logros, medallas y premios. Este ejemplo también sirve para entender el concepto de “inteligencia” aplicada en las mecánicas de juego.

Crea recompensas atractivas

Uno de los elementos más importantes de la gamificación viene con las recompensas. Es evidente que los jugadores no participarán de manera activa si no tienen presente que podrán ser recompensados. 

Esas recompensas pueden traducirse en acumulación de “puntos” que posteriormente pueden ser canjeables por un producto gratis o un servicio que tu empresa ofrezca y sea de su interés o también la obtención de “premios” en función de los logros que el jugador vaya consiguiendo, en un tiempo determinado. 

crea recompensas para los jugadores

Así pues, las recompensas tienen que estar diseñadas y pensadas para responder a las necesidades del usuario/cliente.

Por ejemplo, en función de los “puntos” que vayan logrando puedes brindarles a tus usuarios (en este caso, jugadores) ofertas y descuentos si compran un  producto o contratan tus servicios. Lo que viene a determinar una forma atractiva de dirigir al usuario a un comportamiento de compra que beneficiará a tu empresa.  

Genera competitividad entre los jugadores

El término de “ganador” siempre conlleva euforia y un sentimiento positivo de bienestar con uno mismo que todo el mundo quiere conseguir. Para que tu negocio tenga ese sentimiento, debes primero provocarlo entre tus usuarios. Así que, incluye en tu gamificación la aportación de trofeos, insignias, premios significativos… que conllevarán a la competitividad entre los usuarios. 

De esta manera, lograrás el engagement dentro del juego, ya que tus usuarios no podrán dejar de jugar sabiendo que están compitiendo contra otros jugadores que le pueden quitar sus recompensas. El desafío siempre lleva al enganche. 

los jugadores compiten entre ellos

Por otro lado, puedes también implementar esta técnica dentro de tu empresa, es decir, entre los trabajadores, como una herramienta corporativa. Lanzando retos entre los empleados, lograrás que aumente la competitividad entre ellos y un mayor rendimiento de trabajo, lo que también traerá beneficios a tu negocio. 

Innova con tu juego y sé creativo

La creatividad y la originalidad son dos importantes aspectos que todos los marketeros deben tener en cuenta en cualquiera de sus estrategias de negocio. Como ya se ha mencionado previamente, las nuevas tecnologías avanzan cada vez más rápido y las empresas también necesitan renovarse. 

En la gamificación ocurre exactamente lo mismo. Es un terreno innovador que requiere ser original, tanto en la mecánica de juego que vayas a implementar, como en la dinámica y también en los elementos (premios, recompensas, logros, medallas, avatares…). 

diseña juegos creativos e innova

Así pues, no debes tener miedo a evolucionar y apostar por lo último de lo último y aprovecha al máximo la oportunidad de crear nuevas experiencias interactivas que mantengan dentro al usuario. Para ello, una buena opción puede ser la experiencia de inmersión mediante el metaverso que puede definirse como el futuro del marketing digital, donde el usuario es el protagonista de una experiencia totalmente inmersiva.

Así que no tengas miedo a innovar debido a que puedas fracasar. El que no arriesga no gana e incluso cometer errores siempre trae una experiencia positiva para aprender y evolucionar por el camino adecuado.  

 

Llegados hasta aquí, cabe afirmar que la gamificación es un importante elemento que las empresas deben tomar en consideración de acuerdo a sus objetivos y su estrategia de negocio, ya que pueden implementar la gamificación y, siguiendo los pasos adecuados, conseguir multitud de ventajas; desde la interacción con el usuario y entre ellos, pasando por la oportunidad de promocionar un producto e incitar a la compra o contratación de servicios mediante descuentos y ofertas, hasta la fidelización de los clientes

En EMA, agencia de marketing digital en Madrid, apostamos por la innovación y queremos ayudarte a que tu gamificación sea todo un éxito. ¿Te apuntas al juego?

 

Ir al contenido